WOLLYNG

mayo 09, 2018

EL PODER DE LA ENERGÍA FEMENINA

WOLLYNG

Por Ana Haro.

Naca, pobre, gorda, histérica, golfa, son pocas de las palabras que me han llegado a decir a lo largo de mi vida, y mira que son muchos años ya.

Para nada quiere decir que yo no haya hecho lo mismo, por eso me he descubierto a mi misma victimizando a otra mujer en algunas ocasiones, más veces de las que yo hubiera creído; por lo mismo, tuve que hacer un alto y entrar en una profunda reflexión sobre lo que está mal y debe parar, por muchísimas razones.

Hace unos meses sufrí un ataque por parte de otra mujer, y es una de las heridas más profundas que me han quedado y que he tenido que cerrar poco a poco, pero ¿cómo cierras una herida cuando el ataque no es físico? Es por eso por lo que me di a la tarea de entender de una vez por todas por qué las mujeres somos las más castigadoras a la hora de tratar a otras mujeres en muchos aspectos. Fue allí cuando supe que esta práctica tiene su propia definición y que se llama “Wollying”. Espero que terminando de leerme sientas esa profunda necesidad que sentí yo de cambiar. 

Woolying

 

¿Qué es el wollyng? Los que saben dicen: derivado del inglés “woman” + “bullying” es la forma sutil con la que muchas mujeres se agreden entre sí. Un mecanismo que utilizan cuando están en grupo para sentirse acompañadas o fuertes.

Muchas conocen esa mirada de envidia, esa que hace un escaneo de pies a cabeza, la que dice “ella no es tan bonita”, “ella no es para tanto”, “¿qué se cree?” “Una eterna guerra femenina de la cual parece que no tenemos escapatoria”, comentó la psicoanalista Donna Garitano.

Platicando con otras mujeres sobre estos temas, siempre creí que era muy difícil llegar tan lejos cuando de envidia entre chicas se hablaba, me costaba un poco entender que esa envidia moviera el mundo a tal grado de hacer que una mujer perdiera el auto control, (o sea, esas veces en las que no conectas el cerebro con la boca y mucho menos con tu cuerpo.) Por lo mismo, cuando las cosas que te pasan no tienen una explicación lógica, es indispensable buscar el origen, la raíz del miedo, entrar en el inframundo y en el difícil entendimiento de porqué nos atacamos constantemente unas a otras.

Dice el dicho que “cuando las mujeres se juntan, el diablo mira, escucha y aprende” Es innegable que la energía femenina tiene un gran poder, de nosotras depende el uso que se le dé: puede ayudar a potenciar o a excluir a otras mujeres.

Algunas no catalogan sus comentarios como maldad sino como una tendencia que rige desde la “ley femenina”: patrones de conducta, culturales y heredados. Es decir, alegan que su comportamiento es un instinto del más puro primitivo, y exclusivamente “femenino”.

Entendamos esto, al ser tan arraigado nuestro comportamiento instintivo, desde la época de las cavernas, es algo adherido al ADN y se da en lo más básico de nuestros cerebros como una forma de supervivencia, y puede expresarse en un nivel más alto, es decir en eso que roza la envidia. Hay muchas razones para justificarse, pero el detonante más común para el Wollying es el deseo de tener lo que otra tiene.

Desde el punto de vista de un psicoanalista, suena brutal, y la realidad es que es aún peor, es por eso que podemos concluir que, si has sido víctima de acoso, como yo, seguramente habrá muchas más que estén leyendo esto y que se sientan identificadas, ya sea como víctimas o victimarias, (a veces tenemos un poco de las dos).

A pesar del gran dolor que te puedan infundir, del mal rato tan grande que te hagan pasar, de los momentos incomodos, las injurias, los chismes, etc, etc. (la lista es interminable), lo mejor que puedes hacer es salir de tu zona de confort, aprender a desarrollar la piel de cocodrilo, porque el mundo es el mundo y entre más vas avanzando más crueldad puedes enfrentar. Cuando era niña, mi papá me decía que ignorara los malos comentarios, que yo era mejor en muchos sentidos; puede que la mayoría de las veces tengas que recordarte el por qué del ataque constante; ser tú, disfrutar tu vida, tu mundo y tus experiencias.

Esta demás el decir que no tienes que caer en las fauces de personas mal intencionadas, solamente es tema de confrontar los ataques con esa elegancia y entendimiento que te hace ser cada día menos primitiva, a pesar del impulso. 

Cuéntanos si has experimentado wollyng en tu vida y cómo has logrado superarlo.

 


 

Ana Haro

Hola FEM! Soy A na Haro!

Me encanta viajar, conocer nuevas culturas, formas de pensar, sabores, colores. Me ilusiona un buen libro, una buena charla y rodearme de personas valiosas que pueden ayudarme a aprender y superarme.

En mis ratos libres se dice que trabajo y estudio un maestro en alta dirección y finanzas. 

Mi historia es simple, 14 años de experiencia en el mundo empresarial, con gusto comparto contigo todo lo que soy y sé. 

Más información sobre Ana:

http://linkedin.com/in/ana-cecilia-haro-294a4a99

Haroanac@gmail.com





¡Conoce todas las Novedades de FW!

FW Member

¡Suscribite a Nuestro Newsletter!