Los aromas del desarraigo

mayo 10, 2018

AROMAS DEL DESARRAIGO

Los aromas del desarraigo

Por Lugina Quirós

Solo uno sabe lo doloroso que puede ser dejar todo lo suyo. La familia, los amigos, los lugares, los aromas del limonero de la vieja casa, la primavera vista desde otra latitud.

En mi caso empezó a sucederme hace veinte años, cuando dejé mi bella y verde Costa Rica, para cursar estudios en Londres. Por primera vez vi mi vida reducida a unos pocos kilos de sobre equipaje y me hice al mundo.

Allá nada se parecía a mi casa, a mi tierra, a mi comida, a mis raíces. Me escapaba tanto como podía a la verde campiña inglesa, donde a pesar del verdor británico, lo único que me recordaba a mi tierra era la lluvia, pero sin el húmedo aroma característico del trópico. Allá todo era frío y gris. Aromas mustios, llenos de historia.  De una historia fascinante, pero que no era la mía.

Aunque soy muy adaptable y aprendí a amar la vieja tierra de la rosa, admito que alguna vez me recorría la mejilla una solitaria lágrima tropical mientras viajaba en el sepulcral y rítmico silencio en movimiento del underground.

Dicen que hogar, es aquel lugar donde tienes el corazón. Supongo que se dificulta saber dónde es eso, cuando tienes el corazón partido en tres. Desde hace doce años México es dueño de una sección y recién llegada, una vez más, una caliente lágrima de agua tropical mojaba mi mejilla, cuando aterrizaba en esta ciudad, cada vez que regresaba de pasar días con mi familia, cuando desde el avión, sobrevolando la inmensa mancha de concreto, parecía haber más estrellas en el piso que en el cielo.

Es todo tan diferente a donde quiera que uno va. No hablo de mejor, ni peor. Simplemente diferente. En un inicio es todo tan duro que se te olvida soñar. Cuando haces las paces con tu guerra interior y  logras ver a tu alrededor, puedes empezar a apreciar las pequeñas grandes cosas, descubrir la belleza en otros rostros. Con mucho corazón y voluntad te moverás como pez en el agua, pero siempre, en agua que no es la tuya, ni los campos, ni el verdor, ni los aromas.

Como aroma- terapeuta clínica gozo de herramientas poderosas para aliviar la nostalgia y manejar la emocionalidad que quiere interferir en ciertas épocas, en determinados eventos que suceden aquí o allá, en los que ya no estamos, en los que ya no están.  Aquí te comparto algunas maneras creativas y aromáticas que ayudan a transitar los laberintos de nostalgia y a sentirse mucho más contenida.  Mis consultantes describen la aromaterapia como una energía que acompaña.    Así hayas venido sola, o con tu clan, sé que los aceites esenciales tienen una vida propia que da luz en momentos difíciles y puede regresar el brillo a tus días, ser “un momento para ti”, ser tu “paso a paso”, ser tu “un día a la vez”. Estas sencillas ideas te ayudarán a sentir una versión de casa, muy dentro de tu corazón.

1. Aromas con nostalgia

¿Sabías que nuestro sentido del olfato es el más capaz de recordar información?  Haz memoria y extrae los aromas de momentos felices y de bienestar, en la cercanía de tus seres queridos. Recupera por ejemplo los aromas de limpieza de casa de tus padres. Piensa en aceites esenciales como la lavanda, el limón, el eucalipto citriodora. ¿Qué se horneaba en casa de los abuelos? ¿Vienen a la mente aromas de canela, de clavo de olor, de anís, cardamomo, o nuez moscada? ¿El orégano o la albahaca de la pizza o la pasta con amigos vienen a tu mente? Piensa en los árboles de jardines frecuentemente visitados. ¿Te vienen aromas a pino, a naranjo, a rosas o a jazmines?

Piensa en tus afectos lejanos y simplemente agrega unas pocas gotas del aceite esencial que los evoca para transportarte de vuelta a la cabaña familiar en invierno, a los días de verano con las chicas, a los viajes a la playa. Toma un alegre paseo al baúl de los recuerdos y busca viejas fotos, aunque solo sean mentales.  Llama a tus seres queridos para compartir juntos estos recuerdos.

2. Recrea tradiciones

¿Te encuentras demasiado lejos para viajar al cumpleaños de un hermano o a unas vacaciones en familia? Esto no es excusa para quedarte mirando el Instagram, mientras tus seres queridos celebran. Invita a una compañera de trabajo, compañero de viaje o “roomy” y recrea alguna de las añoradas tradiciones, celebrando con tu familia, a la distancia. Tal vez tus celebraciones de cumpleaños solían incluir un paseo por un río, una caminata por el parque, un picnic en la montaña, o los desayunos espontáneos que te preparaba papá. Piensa en ello y espejea la tradición. Busca tu “río”, aunque aquí se trate de un lago. Busca tu parque, tu montaña. Haz un relanzamiento de tu vieja tradición. Podrías hacer una reservación en un lugar favorito para desayunar en la compañía de nuevas amistades.

No importa cuáles sean tus tradiciones, reinvéntalas utilizando todos los recursos y variedad que ofrece esta enorme ciudad. Aprovecha para hacer una videollamada a tu familia o amigos lejanos, durante tus celebraciones, para sentirlos cercanos y presentes en esas ocasiones especiales.

Como la comida puede ser un elemento reconfortante y de contención, a veces lo más difícil de estar lejos es extrañar la comida casera, la cocina de casa de mamá o simplemente los platillos favoritos con los ingredientes de toda la vida.

Busca una receta para cocinar de manera simultánea en paralelos o meridianos distintos. Usa la nueva tecnología del video para compartir e incluye a tus nuevas amistades de este lado de la cámara.

Si estas en casa usa tu mezcla de aceites esenciales de contención para decorar aromáticamente tu espacio. Si la reunión es fuera de casa, diluye tu mezcla en agua, con un par de cucharaditas de alcohol, en una discreta botella de spray y decora el espacio aromáticamente con tu mezcla de contención. Invita a tus amigos a comentar sobre el aroma y los recuerdos que este evoca en ellos.

Aromas 2

3. Envía amor

Gracias a la tecnología, podemos acudir a nuestra familia y seres queridos en cualquier momento y con mucha rapidez. En segundos podemos estar charlando con ellos cara a cara, pero nada puede ser tan agradable y sentido como enviar correo físico internacionalmente. Siéntate con una deliciosa taza de té a escribir, con amor y añoranza, algunas líneas a los que no puedes ver. Pasa por la tienda a comprar esa liviana bufanda que le quedaría divina a tu hermana y mándala en el sobre también. Cualquier detalle o pequeñez va a significar un mundo para quien lo recibe.

Envía también un poco de ti agregando a la carta un par de gotas de tu aceite esencial favorito. Los cítricos suelen ser demasiado volátiles, así que trata de elegir un aroma fuerte que viaje bien en el tiempo. Puedes decorar tus cartas aromáticamente de acuerdo a la estación, o simplemente compartir los aromas que te están brindando armonía y compañía en ese preciso momento.

4. Felicidad y contención

Sin importar que cosas detonan tu sentimiento de lejanía, soledad y añoranza, haz una lista de las pequeñas cosas que te hacen feliz e intenta cumplir con un par cada día para levantar el ánimo. Detalles como tener flores frescas en casa, maquillarte, tomar un masaje, etc. Existen algunos aceites esenciales que son los más utilizados por la gente feliz y que listo a continuación, así que carga tu difusor, de preferencia eléctrico, llena la tina o usa unas gotitas en el piso de la regadera. También puedes diluir estos aceites en tu crema de cuerpo de uso cotidiano o en un aceite vehicular como el de almendra para colocarlos en tu piel sin desafiar la seguridad. Prueba con varios y toma nota de tus emociones del día para que vayas encontrando tu propia sintonía aromática de la alegría:

Aceite esencial de toronja

Aceite esencial de limón

Aceite esencial de bergamota

Aceite esencial de melisa

Aceite esencial de eucalipto radiata

5. Tu hogar viaja contigo

Ya sea en época de navidad, o a mediados de mayo, a veces necesitaremos sentir que estamos en casa, aunque no sea así. Tal vez te pasa como a mí, que extraño las montañas tropicales. O quizás en tu caso sea el aire del campo, de la playa, o los olores a ahumados y a leña del sur del continente los que bailan en tu memoria. Aunque no te encuentras físicamente ahí, difunde los aromas del norte, del centro, o del sur del continente. Incluso de las islas del caribe, del viejo continente, o de cualquiera que haya sido tu punto de partida. Aquí te doy algunas ideas para que decores de manera olfativa, tu espacio de trabajo o tu nuevo hogar con algunos emotivos aceites.

Si vienes del norte

Los aromas más característicos si tu punto de partida es el norte del continente, pueden ser los de las agujas de algunas especies de abetos y pinos, hospedados en los enormes bosques de Estados Unidos y Canadá. Independientemente de donde vengas, mezcla estos aceites esenciales si han existido bosques en tu infancia y si los has disfrutado en familia.

4 gotas de abeto bálsamo

2 gotas de pino

2 gotas de té limón (limoncillo)

2 gotas de eucalipto radiata

El Centro

En esta zona me incluyo.

Si vienes del centro

Si provienes de los países del centro del continente americano, probablemente tengas nostálgicos recuerdos de estar sentada en alguna fresca terraza, tal vez en el campo, mirando una fogata en familia, tomando alguna bebida caliente. Mezcla estos aceites esenciales para despertar recuerdos de largas noches, llenas de risas.

5 gotas de cedro virginia

3 gotas de aceite esencial de nuez moscada

2 gotas de manzanilla romana

 

Si vienes del sur

Se dice que en el Sur el sentido de la amistad trasciende las edades. Mezcla estos aceites esenciales para evocar maravillosos momentos con vecinos que siempre tuvieron un té con galletas para ofrecer, o unos mates para compartir.

5 gotas de bergamota

3 gotas de neroli (azahar)

2 gotas de jazmín

 

Si vienes de las islas

Si traes el ritmo en la sangre, necesitas tener el sol en la cara o vienes de la cultura del “AZÚCAR”, no lo pienses más. Enciende tu difusor y agrega estas gotas de aceite esencial que te regresará a momentos tropicales en familia, y a tus paradisiacas costas.

5 gotas de naranja

3 gotas de bálsamo de copaiba

2 gotas de geranio

 

Si vienes del viejo continente

El follaje y la sabiduría de árboles que han vivido a través de los siglos. Maderas que han sostenido edificaciones inmemoriales. Cuando quieras cerrar los ojos y revivir su imponencia, mezcla y difunde estos aceites esenciales.

4 gotas de cedro virginia

3 gotas de frankincienso

2 gotas de sándalo

Espero que estas sugerencias te ayuden a aliviar ese dolorcito de corazón y a sobrellevar la añoranza que nos acompaña por dentro. Deseo que te ayuden a crear un nuevo sentido de pertenencia y de hogar en el lugar donde te encuentras.

Recuerda que puedes anticiparte a una expatriación usando repetidamente una entrañable mezcla de aceites esenciales antes de desmantelar tu hogar para la mudanza. Así crearás una marca personal o familiar, en tu espacio de origen, que podrás recrear con exactitud en el lugar al que vayas.

 


 

Si has disfrutado de estas propuestas sígueme en mi blog SoyAromas y en mis redes sociales:

Web: Soyaromas.com

email: lugina@soyaromas.com

Facebook  Instagram 

Lugina es aroma-terapeuta clínica apasionada, certificada internacionalmente por AIA y NAHA. Coach estratégico de vida y Practitioner de remedios florales de Bach certificada en Inglaterra, donde inició sus primeros estudios en el ramo holístico hace 19 años.  Es emprendedora de negocios digitales e inició SoyAromas en 2016, para convertir la aromaterapia en una experiencia terapéutica emocional basada en el conocimiento científico de los aceites esenciales. Lugina ama compartir sus conocimientos, viajar, pasar tiempo con la naturaleza, generar negocios en línea, cuidarse física y espiritualmente y procurar el bienestar en todas sus vertientes.  Su misión es trabajar con mujeres, brindándoles herramientas de bienestar e inculcándoles la aromaterapia como un estilo de vida, que les ayudará a tener mayor calidad en su presente, aromaterapia de vida, para verse y sentirse mejor.





¡Conoce todas las Novedades de FW!

FW Member

¡Suscribite a Nuestro Newsletter!